Si tú no eres uno de nosotros, tú eres la víctima.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Dom Sep 12 2010, 20:18.


Dafnée S. Frêne


Otoño:
La temperatura máxima es de 15º
y la mínima de 4º.
Últimos temas
» ¿Prefieres drogas o un frapuccino? {Aaric}
Jue Jul 21 2011, 22:13 por Velko Schiavone

» Girls vs Boys
Sáb Sep 18 2010, 23:37 por Stan Hoffman

» @Smiles&Sex
Sáb Sep 18 2010, 22:40 por Liam Stahler

» ¿Qué estás escuchando?;
Sáb Sep 18 2010, 22:14 por Kaya M. Krähe

» Fuck, Date or Pass;
Sáb Sep 18 2010, 20:54 por Kenneth McKlein

» La luna se refleja en el mar (Emilie)
Sáb Sep 18 2010, 20:36 por Emilie F. Burton

» ¿Qué piensas del personaje anterior?
Sáb Sep 18 2010, 20:20 por Kenneth McKlein

» Ponle pareja al personaje de arriba;
Sáb Sep 18 2010, 18:49 por Stan Hoffman

» Registro de Avatar.
Sáb Sep 18 2010, 18:40 por Stan Hoffman

» Registro de Trabajo.
Sáb Sep 18 2010, 18:39 por Stan Hoffman

» Waking the demon, Where'd you run to? {K e n n e t h}
Sáb Sep 18 2010, 17:34 por Kenneth McKlein

» Las lágrimas de una niña queman más que el fuego {Bridget relations}
Sáb Sep 18 2010, 17:05 por Bridget J. Francis

» Finiten Incantatem [Elite]
Sáb Sep 18 2010, 16:42 por Invitado

» ¿Quién rolea?
Sáb Sep 18 2010, 16:40 por Mikel B. Smith

» Noche aburrida puede pasar algo interesante ? { L I B R E }
Sáb Sep 18 2010, 16:39 por Mikel B. Smith

¿Te quieres afiliar a Mightiness? Observa que cumples los requisitos y después abre un tema con los datos esenciales en la sección correcta.
Aquí solo se muestran los afiliados elite.




Demás afiliados, Click.
_______________

Photobucket









A Window to the Future.

Divine Element

Acle City







Kingdom of Darkness

Image and video hosting by TinyPic



Distopía
Creative Commons License
Mightiness by Mightiness is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Todo el contenido gráfico y escrito de este foro pertenece totalmente a Mightiness cualquier copia o plagio será denunciado.
Créditos:
Shank.
Google.
Deviantart.


Comparte | 
 

 ¿Tú por aquí? Ya se que no puedes vivir sin mi {Neysa}

Ir abajo 
AutorMensaje
Hamlet P. Kafkis
Confianza; TSS
Confianza; TSS
avatar

Mensajes : 45
Puntos : 39
Localización : Allí, donde no puedas verme.

MensajeTema: ¿Tú por aquí? Ya se que no puedes vivir sin mi {Neysa}   Mar Sep 07 2010, 17:12

"Muerdeme, arañame, repiteme una y otra vez lo mucho que me odias.
Yo hoy, voy ha hacerte sentir mujer."

Hoy era uno de esos días en los que Hamlet no hubiese salido de la cama si no estuviese completamente seguro de que los inútiles de su bar no sabrían vivir sin él. Porque no podían, y ya lo habían demostrado más de una vez, era lo que le tocaba. Se había adueñado del Bloodstream, por lo tanto, debía hacerse cargo de él los días que tuviese ganas y también los que no. La noche caía, y aquella noche el local prometía llenarse como cada una de las anteriores. Al fin y al cabo, la herencia de sus padres había servido para algo, Hamlet, a sus veinticuatro años era un tipo jodidamente rico. Y lo disfrutaba, igual que las muchachitas que se acercaban a él lo disfrutaban también. Con una de sus manos revolvió su cabello y con la otra se levantó de la cama - sí, aún estaba en ella - agotado y sin ganas de nada. Así, se alzó abriendo el armario de par en par dejando algo sobre la cama, eran unos tejanos desgastados y una camisa que no prometía estar limpia.

Hamlet se desnudó por completo, aunque tampoco había mucho que quitar, y dejó que el agua ardiente de la ducha le intentase despejar, aunque el éxito no estaba asegurado. Se habría quedado allí tras horas de no recordar de nuevo los imbéciles que tenía por trabajadores. Demasiado inútiles, eso lo tenía él más claro que el agua que ahora se atrevía recorrer el cuerpo de él como si de una mujer se tratase. Aquella noche necesitaría de ellas para así poder pasarla con algo de decencia. Cerró los ojos y dejó que el agua y el jabón mancharan su cuerpo hasta que decidió que era hora de poner un pie fuera y empezar a vestirse antes de que algún imbécil le destrozara el local. Sus pasos se aceleraron hacia al ropa sobre la cama. La ropa se adhería a su cuerpo como si de verdad estuviese hecha para él y cogió las llaves de la gran casa y el coche. - Vamonos... - se susurró abatido mientras cerraba la puerta y se montaba en el coche, que le depararía aquella maldita noche.

{...}

El jefe había llegado, hacia un par de horas. Sí, eso. Hamlet se encontraba en la pista. Todo el que alguna vez hubiese pisado el local, y todo el que no, sabía quien era Hamlet, el mundo le conocía. El joven se apoyó en la barra de su famoso y descarriado local y le dio un trago a su vaso que contenía vete tu a saber que que posiblemente más tarde le hiciera perder la cordura, pues, Hamalet, solía beber fuerte. En la otra mano, se fundía un cigarrillo que se gastaba a cada roce contra los labios de él y, delante de sus ojos, una joven que se atrevería a jurar que ni siquiera era mayor de edad se acerca a a él como la leona que acechaba a su presa. Sinceramente, no estaba mal. La muchacha decidió oportuno aferrarse a la camisa del jefe y susurrarle al oído algo así como Adela, Hamlet, sólo sonrió.

Podrían haber pasado horas, quizá minutos, pero fueron dos segundos lo que tardó el dueño del local en tener anclada a su boca a la jovencita que se identificaba como Adela. Las manos del chico se posaron con fuerza sobre la cintura de ella obligándose a dejar caer el cigarro y el vaso en cualquier lado en un intento de saciar los instintos animales que la muchacha sin edad adulta aparente había despertado en él al lanzarse contra sus labios. El carmín de la morena se perdía entre su cuello y sus labios con mordiscos desesperados y salvajes que volvían loco al muchacho. Sus manos se aferraron a la nuca de ella mientras la empujaba, pared contra pared, buscando la puerta de su despacho, si es que se le podía llamar así.

Minutos después su mano se topó con el mango y el hombre que guardaba su despacho delante de la puerta - No dejes entrar a nadie... - le susurro entre jadeos obligándose a besarla a ella mientras le hablaba a él. La puerta se cerró de golpe y él la empotró contra esta, desesperado. Volvió a llevar a su merced el cuerpo de aquella que no tendría más de dieciocho y lo clavó contra la mesa mientras una de sus manos lo tira todo por los suelos y con la otra la ayudaba a subir. Su cabeza se hundió en el cuello de ella, besándola y mordiéndola con desesperación mientras la joven, ya tenía la mitad de la camisa de él, desabrochada, un hombro fuera y la desesperación de una tigresa cuando ella tenía las manos del dueño clavadas en los muslos por debajo el corto y provocativo vestido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Neysa L. Hanford
Sub-Líder; TPC
Sub-Líder; TPC
avatar

Mensajes : 305
Puntos : 94
Localización : ¿Te importa? Búscate otro juguete.

MensajeTema: Re: ¿Tú por aquí? Ya se que no puedes vivir sin mi {Neysa}   Mar Sep 07 2010, 22:35

El agua que corría libremente de la alcachofa de la ducha dejó de sonar, cerrándose por completo, ni una gota más tuvo la libertad de escaparse. Ella acababa de salir de la ducha, tenía pensado salir, pero no iba a ir con la banda, era una de aquellas noches locas en las que ella decía divertirse por su cuenta para al fin y al cabo, acabar juntándose con los suyos, los de siempre. Las gotas correteaban por su cuerpo libremente, jugando traviesamente, ella las iba eliminando pasando suavemente aquella toalla ya vieja, pero limpia por su piel, no se iba a arreglar mucho, total, después acababa peor que cualquier día de diario. Paseó libremente por la estancia sin ninguna prenda que tapase su cuerpo, iba dejando un caminito de gotas que caían de su cabello, todavía mojado. En aquella cama vieja que tanto podía llegar a chirriar a cada movimiento brusco o no tan brusco se localizaba su ropa interior, un conjunto normal, nada de lencería, ¿para que coño gastarse el dinero en esas tonterías cuando el tío las iba a arrancar de un tirón? Además, la pasta no daba para tanto.

Su armario era un completo caos pero, como bien dicen, cada uno tiene su orden dentro de su propio desorden. Buscó aquellas medias negras rasgadas que tanto le gustaban, algo sencillo, una camiseta larga que dejaba a la vista su sujetador iría esa noche con Neysa y por supuesto, sus botas militares. No tardó mucho en vestirse, acomodando la ropa a su cuerpo con delicadeza, estaba más delgada, aquellas medias flojeaban en las piernas, ya ni había dinero para comer, no le daba para llegar a fin de mes, tendría que hacer algunos arreglillos por ahí, pasaba de pedir pasta a los suyos, vergüenza, no, ganas de buscarse la vida. Volvió al pequeño baño que se comunicaba con su habitación, se peinó un poco el pelo y decidió dejarlo secar al aire libre, ni un recogido ni nada, su estilo. Pintó sus ojos con una línea negra gruesa, haciendo que el color de éstos resaltase más, era una mirada felina que volvía loco a más de uno. Se aseguró de llevar el dinero, puso en su mano el puño americano que siempre la seguía y acto seguido escondió la navaja en el filo de sus bragas, nunca se sabe con quien puedes encontrarte. Se dispuso a salir de casa cerrando con un fuerte portazo.

[…]

Esperaba impaciente en la cola para entrar, aquellos porteros parecían tener efecto retardado, eran bien lentos para mirar los dni’s de la gente y abrir paso para que entrasen finalmente, pocas veces se dedicaban a registrar los cuerpos, se iban a encontrar de todo menos nada. Las putas niñatas que a su espalda se encontraban no dejaban de hablar de tonterías, ella decidió mantener la calma, pasaba de tener movidas en la puerta de aquel conocido local. El murmullo de ellas parecía no cesar, la estaban poniendo de mal humor, apretó la mano en la que llevaba el puño americano mientras miraba el suelo para tranquilizarse, joder, ¿qué coño pintaban allí unas pijas? Vete tú a saber. Fue la gota que colmó el vaso lo que sucedió, la habían empujado y ni siquiera una disculpa, no había sido un pequeño empujón, si no brusco, pudo apreciar las risitas y tonterías de “joder tía, ten más cuidado con la gente”, sí, ten más cuidado por tú vida.

Se giró y posó los dedos en el hombro de la tía que estaba a sus espaldas, estaba segura de que había sido ella. Bruscamente la giró, parecía que las demás habían cerrado el pico de pájaro que tenían. – Discúlpate – Su tono sonó frío, basto y con muy malas pulgas. Ella se encogió de hombros y se volvió a girar, dándole la espalda como si nada, parecía que esas tipejas no sabían donde se habían metido y peor, con quien se habían topado. Neysa necesitaba descargarse con alguien y no había mejor momento que ese. La agarró del moño patético que adornaba su cabeza esa noche, haciendo que ésta misma retrocediera, logrando tirarla al suelo. No contenta con ver como su ropa se manchaba de barro jodiéndole la noche decidió rematar la faena escupiéndole en la cara desde arriba, puso una cara de asco y se giró nuevamente, avanzando un par de pasos en la cola. - ¿Qué coño miráis? – Preguntó con mala hostia, pero no se quedó ahí, alguien la agarró con fuerza del cabello que caía libre, consiguiendo empujarla hacia atrás y haciendo que tropezase.

Neysa gruñó interiormente apretando la mandíbula, le acababan de calentar de muy mala manera. Se lanzó sobre la idiota haciendo que ambas cayeran al suelo, estaban prácticamente ya en la puerta, la gente comenzó a rodearlas, lo típico que hacían los idiotas cuando veían a dos tías darse de hostias. No tardó mucho en comenzar a darle puños a diestro y a siniestro, el puño americano se marcaba en sus dedos y en el rostro de la niña, sería de su edad o incluso más pequeña, no le dejó defenderse, más bien porque no paraba de recibir golpes y todo su cuerpo estaba prisionero bajo el de la morena, le reventó el labio, consiguiendo que su rostro quedase bañado en sangre al igual que el de Neysa. Podía llegar a perder el control con extrema facilidad, su lado violento salía a flote en nada que le calentasen, a su alrededor solo oía a la gente animando y a los gorilas intentando abrirse paso para ver que pasaba. Ella seguía allí encima, como una jodida loca, probablemente, aquella criatura estaba maldiciendo no haberle pedido perdón, y seguro que, estaría inconsciente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hamlet P. Kafkis
Confianza; TSS
Confianza; TSS
avatar

Mensajes : 45
Puntos : 39
Localización : Allí, donde no puedas verme.

MensajeTema: Re: ¿Tú por aquí? Ya se que no puedes vivir sin mi {Neysa}   Jue Sep 09 2010, 00:29

Los besos de la morena se fundían en la boca de Hamlet como el chocolate caliente. Repasaba su cintura ya desnuda con los dedos y la apretaba contra él con una fuerza que podía considerar sobre humana. Sus manos recorrían expertas el cuerpo de la joven en un intento de saciar sus más acelerados impulsos. El corazón latía preso de la adrenalina del momento y el sudor que desprendían en sus cuerpos se atrevía a unirse en uno. Ella no llegaba a los dieciocho y a él le daba igual. Era muy probable que la muchacha pensase, que se le hubiese pasado por la cabeza, que, en algún momento de locura momentánea enamoraría, enloquecería, le gustaría al dueño del local. Estaba tan confusa, tan equivocada. Era una más. Un buen polvo de una noche otoñal, nada más. Ella quizá ganaba eso, nada que pudiera proporcionarle dinero o fama, es una más, como todas, nadie sería alguien que destacar sobre la cama o la mesa del escritorio de aquel dueño sin escrúpulos. Hamlet, arañó sus muslos y bajo sus labios hasta el pecho de ella para succionar y besar cada centímetro del cuerpo de la joven Adela. Su camisa estaba desgarrada sobre su pecho y su car y sus labios manchados de carmín de labios, al igual que la camisa que ya no era tan blanca.


a medias, mañana lo acabo}
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Tú por aquí? Ya se que no puedes vivir sin mi {Neysa}   

Volver arriba Ir abajo
 
¿Tú por aquí? Ya se que no puedes vivir sin mi {Neysa}
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Dios sabe como llegue aquí...
» [Iscariote XIII]Aquí es donde comienza nuestra misión. Prepárense, porque podría ser nuestro último adiós.
» Compra un Comercio aquí!
» Por fin aquí...
» ¡Natsu Dragneel está aquí!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mightiness :: Whitechapel :: Lugares de Ocio :: Bloodstream-
Cambiar a: