Si tú no eres uno de nosotros, tú eres la víctima.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Dom Sep 12 2010, 20:18.


Dafnée S. Frêne


Otoño:
La temperatura máxima es de 15º
y la mínima de 4º.
Últimos temas
» ¿Prefieres drogas o un frapuccino? {Aaric}
Jue Jul 21 2011, 22:13 por Velko Schiavone

» Girls vs Boys
Sáb Sep 18 2010, 23:37 por Stan Hoffman

» @Smiles&Sex
Sáb Sep 18 2010, 22:40 por Liam Stahler

» ¿Qué estás escuchando?;
Sáb Sep 18 2010, 22:14 por Kaya M. Krähe

» Fuck, Date or Pass;
Sáb Sep 18 2010, 20:54 por Kenneth McKlein

» La luna se refleja en el mar (Emilie)
Sáb Sep 18 2010, 20:36 por Emilie F. Burton

» ¿Qué piensas del personaje anterior?
Sáb Sep 18 2010, 20:20 por Kenneth McKlein

» Ponle pareja al personaje de arriba;
Sáb Sep 18 2010, 18:49 por Stan Hoffman

» Registro de Avatar.
Sáb Sep 18 2010, 18:40 por Stan Hoffman

» Registro de Trabajo.
Sáb Sep 18 2010, 18:39 por Stan Hoffman

» Waking the demon, Where'd you run to? {K e n n e t h}
Sáb Sep 18 2010, 17:34 por Kenneth McKlein

» Las lágrimas de una niña queman más que el fuego {Bridget relations}
Sáb Sep 18 2010, 17:05 por Bridget J. Francis

» Finiten Incantatem [Elite]
Sáb Sep 18 2010, 16:42 por Invitado

» ¿Quién rolea?
Sáb Sep 18 2010, 16:40 por Mikel B. Smith

» Noche aburrida puede pasar algo interesante ? { L I B R E }
Sáb Sep 18 2010, 16:39 por Mikel B. Smith

¿Te quieres afiliar a Mightiness? Observa que cumples los requisitos y después abre un tema con los datos esenciales en la sección correcta.
Aquí solo se muestran los afiliados elite.




Demás afiliados, Click.
_______________

Photobucket









A Window to the Future.

Divine Element

Acle City







Kingdom of Darkness

Image and video hosting by TinyPic



Distopía
Creative Commons License
Mightiness by Mightiness is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Todo el contenido gráfico y escrito de este foro pertenece totalmente a Mightiness cualquier copia o plagio será denunciado.
Créditos:
Shank.
Google.
Deviantart.


Comparte | 
 

 El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}

Ir abajo 
AutorMensaje
Grant D. Wheimann
Confianza; TSS
Confianza; TSS
avatar

Mensajes : 32
Puntos : 22
Localización : ¿Acaso te interesa?

MensajeTema: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Vie Sep 10 2010, 23:56


|Viernes 10 de Septiembre 00:30 horas|


El Bloodsteam ya era una costumbre dentro de mi vida. Cierto que no me agradan demasiado las rutinas, pero esta era en especial indispensable. Habían chicas, alcohol, cigarros... lo único que faltaba eran las motos y todo sería excelente. ¿Qué más podía pedir? Definitivamente nada. Siempre encontraba una chica o incluso dos –tres si tenía mucha suerte– con las cuales jugar el fin de semana. Si me agradaban lo suficiente podía pensar estar con ellas durante la semana... dependiendo de cómo se portaran, después de todo una mujer no puede ser tomada demasiado en serio, al final todas caen.

Ese día me preparé especialmente para poder conseguir lo que quería. Como todos sabían yo siempre tenía lo que quería, fuese de la manera que tuviera que lograrlo. Los medios son lo de menos, el fin es lo importante y lo que quería esa noche era un buen polvo. Sí, los poros de mi piel me lo pedían, incluso mi cabello lo hacía –sí, a veces soy muy exagerado–.

Me miré al espejo para estar seguro de que todo se encontraba en su debido lugar. El cabello hacia atrás, pero sin usar demasiada goma ya que si lo hacía sería un impedimento para que las chicas jugaran con él. Solía agradarles al tacto, ¿por qué? Decían que era bastante sedoso, yo no lo sabía, no me interesaba. Mi barba de dos días era excelente. Si bien no les agradaba demasiado eso podía usarlo a mi favor, siempre sabía hacerlo. Mi chamarra favorita me daba el aspecto que a las chicas tanto les gustaba. Me acerqué a mi pequeño y destartalado buró; la loción Hugo Boss que había logrado robar de aquella tienda estaba a medio terminar. Sonreí y me coloqué lo suficiente para que fuese atractivo para las chicas.

Tomé las llaves de mi moto y salí sin más de mi cuarto, porque eso era. Me agradaba más que cualquier otro lugar, podía estar solo y sin problemas. De alguna manera prefería esta vida a la anterior que no prometía más que malos tragos para mí. Salí casi corriendo del lugar y me monté en la motocicleta; arranqué el motor y me alejé por la calle sin casco, pero eso ya no era extraño de verse por estos lares.

Si bien el Bloodstream no se encontraba en mi barrio tampoco me metía con nadie por lo que no había problema si me encontraba en las proximidades. Además de que varios de los de mi banda solían ir ahí, no había un mejor lugar para pasar un rato cómodo que ese. Podías follarte a cualquier chica frente a todos y nadie te reprocharía absolutamente nada, así eran las cosas en ese lugar... era el paraíso. Mientras nadie se metiera conmigo yo no lo haría, además estaba de buen humor y no había nada que temer.

Al llegar al lugar dejé mi motocicleta a un lado, asegurándome de que quedaría de esa forma, aunque estaba casi seguro de que cuando regresara ya no estaría. Bueno, siempre podía robar alguna otra de por ahí. Todo era de todos y así se mantenía la mayor parte del tiempo, ya nada tenía un dueño específico. De las chicas se podía decir lo mismo, aunque Audrey era especialmente mía en el sentido de que nadie más se le podía acercar antes que yo, su 'pureza' me pertenecía y todos lo sabían. O al menos la mayoría y si no lo hacían yo me encargaría de que estuvieran al tanto.

Entré sin más al establecimiento, me costó un poco adecuarme a la luz del interior, pero cuando lo hice sonreí. Todo estaba mejor que otros días; las chicas eran increíbles. Por eso me gustaban los viernes, siempre escogían a las mejores para ese día. Me acerqué a la barra y pedí un Whiskey en las rocas, tenía que ambientarme antes de lanzarme hacia alguna chica. Además de que me daría tiempo para localizar a alguna que me llamase la atención, ese día tenía que ser espectacular, después de todo había estado una semana entera sin acción, ¿por qué había sido eso? Por que las cosas en la banda habían estado un poco ajetreadas y también hubieron algunas carreras que, lamentablemente eran más importantes que cualquier chica. Y ahora tenía que desquitarme por toda esa abstinencia que en mí era un milagro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Audrey F. Marcier
Confianza; SG
Confianza; SG
avatar

Mensajes : 35
Puntos : 34
Localización : ¿Quieres saberlo?

MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Sáb Sep 11 2010, 00:38

Otra semana que por fin se acababa y no es que detestara demasiado lo que hacía, ya que realmente el trabajo no era demasiado, unos cuantos asuntos de la banda que debían ser atendidos con rapidez, ya que ello garantizaba resultados inmediatos y normalmente favorables y el resto del tiempo me lo pasaba tirada en su habitación leyendo algo interesante, fumando un cigarro o simplemente de espaldas en la cama bastante drogada, había tomado la costumbre de meterse sustancias que antes en su vida hubiese soñado utilizar, y le gustaba la sensación de libertad, aquel olvidar todo y simplemente volar y disfrutar...Podrían decir que la chica se había dejado seducir por los placeres de la vida, o al menos por parte de ellos, ya que había uno que era calificado como el mayor placer, al cual no estaba interesada de acceder de momento, simplemente los cigarrillos y las drogas eran suficientes para ella.

Luego de una semana bastante encerrada en su habitación o trasladándose poco, decidió que quería hacer algo que no solía hacer, puesto que no era de aquellas personas que disfrutasen de un antro lleno de personas, de un ambiente caldeado, de escases de aire y de borrachos y hombres libidinosos que no tenían problema en intentar arrastrarte a una esquina oscura o a los baños del local, en donde la mayoría de las veces terminaba yéndose aburrida después de haber golpeado a un idiota que había intentado propasarse, aunque si era realmente sincera, muchas veces era ella misma quien provocaba a los pobres idiotas que creían que tendrían a la chica de forma fácil, y terminaban desesperándose porque simplemente no se dejaba con nadie, de besos no pasaba, quizás un par de manoseos, pero siempre hasta donde ella quería. Ella mandaba y si no les gustaba, entonces que se jodiesen.

Como haría algo que no era habitual en ella, tomo la decisión de vestirse de igual forma, así que cogió un pequeño vestido que le llegaba hasta medio muslo, bastante apretado en la cintura y con un escote no demasiado profundo, pero si estratégico, pues dejaba ver solamente el inicio de sus pechos, insinuando más de lo que mostraba. Siempre buscando incitar a los demás, le gustaba saber lo que era capaz de provocar, aunque aquello casi siempre terminaba en golpes hacia algún gilipollas. Unos tacones algo altos terminaban el vestuario, haciéndole ver bastante sexy, cualquiera que la viese de sus conocidos no la reconocería, puesto que siempre había sido de las chicas que prefería unos simples jeans y una blusa o remera delgada con zapatillas.

Salió de su casa mientras se subía a la motocicleta que había pedido a una de sus compañeras aquel día, había necesitado movilizarse rápido, así que la moto era la mejor opción, aunque seguramente al otro día se llevaría una buena bronca al decirle que simplemente había desaparecido, pero no le importaba, no quería buscar ahora algún coche para llevar, no estaba de ánimos. Al llegar al lugar, como siempre estaba abarrotado de gente, algo que no era totalmente de su agrado, pero ya que, había decidido ir allí debía aguantar lo que con ello venía. Encendió un cigarrillo mientras se apoyaba contra un pilar observando el lugar de forma distraída, buscando con la mirada si reconocía a alguna de las caras, lo que fácilmente fue capaz de hacer, en aquel lugar todos se conocían con todos, y en aquel momento lo que menos quería era encontrarse con nadie. Quería estar tranquila, con su cigarro y quizás tomar alguna de las sustancias que estaban en su bolsillo y estar tranquila disfrutando de la música y su estado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Grant D. Wheimann
Confianza; TSS
Confianza; TSS
avatar

Mensajes : 32
Puntos : 22
Localización : ¿Acaso te interesa?

MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Sáb Sep 11 2010, 03:13

Había mucha gente aquí y allá, pero aún no encontraba alguna chica que me llamase en verdad la atención. Estaba repleto de buenorras, sí, pero al parecer mi cuerpo no respondía aún a alguna de ellas. La mayoría me dirigían miradas lascivas al notar mis ojos sobre ellas y no sentía nada. Diablos, ¿acaso estar una semana así me había afectado de otra manera? No, lo dudaba, nunca me había pasado. Les respondía las miradas a las chicas con alguna sonrisa o algo parecido, pero jamás me acerque a ninguno ni indiqué a alguna que lo hiciera.

Ya había terminado el tercer vaso de whiskey cuando mis ojos detectaron a alguien conocido. Vaya, Audrey... quién pensaría que la encontraría en un lugar así. Bueno, me agradaban las sorpresas y aquella había sido bastante placentera. Tal vez ese sería el día tan esperado... tal vez no, pero no perdía nada con intentar. Le pedí otra bebida igual al barman antes de dirigirme hacia mi prima y futuro polvo. Al parecer aún no me había visto y si al contrario lo había hecho entonces me estaba ignorando cosa que no era mala, lo sería cuando se diera cuenta de que la había visto. Me coloqué a su lado y estiré un vaso para que cruzara con su campo de visión. Acerqué mi rostro al suyo.

– Una entrega, señorita – susurré contra su oído.

Esperaba poder sorprenderla, siempre me había gustado su expresión atónita. En realidad todo en ella me llamaba la atención e intentaba hacerla mía, pero no a la fuerza... quería que ella lo aceptase, no había mejor satisfacción que acostarse con alguien por gusto, no a la fuerza. Además de que la culpa me carcomería, con ella siempre era así. Normalmente no me afectaba hacerle daño a nadie, pero con ella era diferente, tal vez el hecho de que sea como una hermana... dios... estoy ansioso por cometer incesto y eso no me molesta en lo más mínimo.

– Me sorprende verte por estos lares... no es algo usual –

Me recargué junto a ella en el pilar y le robé su cigarrillo para darle una calada y mover un poco el vaso con líquido frente a ella ya que aún no lo tomaba. Inhalé un poco de aire antes de soltar el humo hacia arriba para luego volví a colocar el pitillo en los labios de Audrey. Miré hacia las tantas chicas que bailaban y las que no, pero dejaban poco a la imaginación. Dirigí ahora la mirada hacia mi prima y le miré de pies a cabeza. Ella también iba bastante provocativa, ¿acaso pensaba cazar a algún chico? Alcé una ceja de manera instantánea, no me agradaba esa idea.

– ¿Desde cuándo te vistes de esa manera? – pregunté mientras miraba su escote y luego alcé la vista hacia sus ojos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Audrey F. Marcier
Confianza; SG
Confianza; SG
avatar

Mensajes : 35
Puntos : 34
Localización : ¿Quieres saberlo?

MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Sáb Sep 11 2010, 06:01

El humo salía de sus labios de forma lenta, puesto que disfrutaba de cada uno de los segundos de su cigarro, se confesaba una total adicta a la nicotina, era casi imposible verla sin un cigarro en los labios o en las manos, siempre tenía uno aunque no estuviese fumándolo en aquel momento, solo necesitaba sentirlo en contacto, realmente una maniática. La cantidad de personas que había en aquel lugar era una cosa impresionante, la mitad ya estaban medios borrachos, especialmente aquellos que se encontraban en la pista de baile contorneándose uno contra el otro, parecía casi una escena salida de una película pornográfica. Eran precisamente esas acciones las que hacían que detestara salir a aquellos antros, pero aquel día debía aguantar.

Soltó un suspiro bastante pesado mientras cerraba los ojos durante unos minutos, intentando volver a convencerse de que haber ido a aquel lugar había sido una buena idea, que debía seguir allí ya que había ido con la idea de divertirse y no podía simplemente espantarse después de unos cuantos minutos. Le costaba hallarse cómoda allí, especialmente vestida así como estaba...tan provocativa. Mala idea ensimismarse tanto en su mundo, ya que ni siquiera se percató de que alguien se acercaba, sino hasta cuando vio un vaso frente a ella y sintió un aliento contra su oído haciendo que pegase un pequeño brinco sobresaltada y girando la vista rápidamente hacia la persona que estaba a su lado. Pero luego de ver de quien se trataba hubiese preferido hacerse la tonta e ignorarlo, por lo que su ceño se frunció levemente mientras aceptaba el vaso que el chico le ofrecía. Quizás no se llevasen bien, pero le habían enseñado modales - gracias - respondió seria con una pequeña inclinación de la cabeza.

De todas las personas que conocía y que podía encontrarse en un lugar como lo era aquel antro, justo debía encontrarse con su primo, lo que significaba pasar una gran parte de la noche con una discusión a base de ingenio e intentar convencerlo de que no importaba lo que hiciese no iba a irse a la cama con él. Siempre había pensado en lo extraño que era el saberse acosada por tu propio primo...bueno, realmente era un primo bastante lejano. Y que un rayo me partiese pero pese a que fuese un soberano gilipollas era guapo y adoraba las discusiones con él, eran sumamente refrescantes - es el día de salir de juerga...¿no sabías? - contestó con voz irónica mientras daba un trago al vaso que tenía en la mano.

La chica sintió como la mirada de su primo la recorría completamente desde la cabeza hasta los pies, con una mueca de no total agrado, se sentía analizada y en la mirada del chico podía ver una mezcla de sensaciones, en donde la primordial era la sorpresa, ya lo veía venir...¿desde cuándo te vistes así?, pregunta que no tardó en llegar, casi textual como ella se lo había imaginado - desde que vengo a ligar a los antros - dijo sabiendo que aquella respuesta seguramente no iba a ser de su total agrado, y es que su primo se había vuelto un celoso posesivo desde que se le había metido en la cabeza que debía perder su virginidad con él, algo que no pretendía hacer. Conocía a un par de chicas que habían pasado por la cama del chico, durante el cortejo era todo un galán y un caballero, y luego de que se divertía lo suficiente simplemente te dejaba como un trapo viejo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Grant D. Wheimann
Confianza; TSS
Confianza; TSS
avatar

Mensajes : 32
Puntos : 22
Localización : ¿Acaso te interesa?

MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Sáb Sep 11 2010, 11:17

Asentí algunas veces cuando respondió aquello. Así que iba a ligar, solté una pequeña carcajada al pensarlo. Claro, la chica que odiaba a los hombres por sobre todas las cosas ahora había decidido darse a la tarea de encontrarse un chico. Por supuesto... y yo era un santo entonces, no me lo creía para nada. Además de que yo estaba ahora con ella y no permitiría que nadie se le acercara para nada; sobre todo con ese atuendo... ¿qué se creía? No podía creerlo.

– Pues has encontrado un buen partido – dije y sonreí un tanto.

Miré de nuevo alrededor, no quería asustarla aún, claro estaba. Tenía que ser bastante cuidadoso –más de lo normal– si quería que ese día aflojara un tanto más que los demás días, tenía que lograrlo de alguna manera. En lugar de estar mirando a un par de chicas que se restregaban contra ellas ahora mismo estaba cuidando a mi prima y desperdiciando mi tiempo –ya que eso era, estaba seguro que ese día no tendría nada de nada con ella–. Suspiré para mis adentros, definitivamente esto no estaba bien, pero no podía dejarla; si lo hacía estaría preocupado por que ningún chico se le acercase, lo sabía.

– ¿Bailas? – pregunté.

Tomé su mano antes de que pudiera contestarme. La arrastré hacia la pista sin importarme si ya había terminado su bebida. Tal vez estaba siendo demasiado impulsivo, pero había notado algunas miradas de unos chicos hacia ella y eso no iba a permitirlo, no señor, Audrey era mía y de nadie más e iba a dejar eso bastante claro para cualquiera que intentara acercarse siquiera.

La pista estaba a reventar por lo que abracé a Audrey de la cintura para evitar perderla y que intentase escapar por que seguramente lo intentaría. Me odiaba, lo sabía, pero no podía evitarlo, me atraía de una manera que nadie más había logrado. Incluso pensaba en ella cuando estaba con otras... a ese grado llegaba mi obsesión por ella porque lo quisiese aceptar o no eso era. Tenía un serio problema que debía arreglar de una manera u otra.

Llegamos al fin a un espacio –o lo que simulaba serlo– y la coloqué frente a mí, pegándola a mi cuerpo. Le miré a los ojos los cuales a veces podía ver y otras no debido a la luz intermitente que me volvería loco en cualquier momento. Siempre era lo mismo y no me causaba demasiados problemas normalmente, pero esa vez que quería apreciar su rostro de manera detenida no podía por culpa de la maldita luz bipolar. Me acerqué a ella para colocar mis labios sobre su oído.

– Ni se te ocurra separarte de mí – le susurré lo suficientemente fuerte para que me escuchara.

Ese día no tendría diversión... no sabía si estaba contento de haberme encontrado con Audrey o no. Solamente estaba seguro que no podía permitir que estuviera sola en un lugar lleno de lobos dispuestos a aventarse a cualquier momento por alguna presa fácil. Sabía que Audrey era todo menos fácil, pero más vale prevenir que lamentar después.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Audrey F. Marcier
Confianza; SG
Confianza; SG
avatar

Mensajes : 35
Puntos : 34
Localización : ¿Quieres saberlo?

MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Sáb Sep 11 2010, 19:25

Si claro...si él era un buen partido entonces ella era una chica dulce y dócil. Podría pasar de cualquier cosa menos como buen partido, estaba segura de que si alguna chica se atrevía a enamorarse de él o esperar algo más que unas cuantas revolcadas, espeta totalmente perdida. Grant no sabía lo que era tener una relación, y no es que se lo reclamase, ella tampoco tenía idea de tener una relación ni tenía intención de saberlo, así libre y sin complicaciones de más estaba perfecta. Pero de algo estaba segura, no le convendría en ninguna forma dejarse llevar con él, podía ser tan peligroso como ella podía serlo para él, si se dejaba con Grant podía tener consecuencias en ella, así que lo más sano para ambos era mantenerse lo más lejos posible el uno del otro, pero al parecer él no tenía intención alguna de mantener aquello, no sabía si el chico era masoquista o simplemente todavía pensaba que tenía alguna posibilidad de llevársela a la cama, pero siempre que podía intentaba ligar con Audrey, sabiendo que esta siempre lo rechazaba de forma no demasiado agradable.

Sin poder decir nada al respecto se vio siendo arrastrada a la pista de baile cogida por el chico de la cintura, algo molesta por llevarla a rastras como si fuese una chica pequeña o como si él tuviese algún poder sobre ella para poder hacer lo que estaba haciendo. No quería bailar, mucho menos quería bailar con él, porque eso significaba que tendrían que estar pegados y le daba la posibilidad a Grant para que la tocase, y no le apetecía demasiado, no después de haber tomado un vaso completo de whisky, y haberse drogado en casa, era consciente de sus actos, pero no era dueña totalmente de sus acciones - y tú quién te crees para arrastrarme así - le espetó bastante enojada mientras intentaba zafarse pero realmente sin resultado alguno. Estaban demasiado pegados con poco espacio y él la tenía fuertemente sujeta, y su estado no le ayudaba demasiado.

Bufó sonoramente cuando escuchó sus palabras demantantes - lo que haga o deje de hacer no es de tu importancia, así que deja de darme órdenes - susurró con la voz contenida, cargada de enojo y frustración. Quería golpearlo, por idiota y por intentar darle ordenes, nadie le ordenaba nada, ella hacía lo que quería como quería y cuando lo quería, no iba a venir el idiota de su primo, a quien no soportaba, a decirle que hacer, menos aún cuando este lo único que quería era poder tenerla cerca para dominarle, pero se había metido con la chica equivocada, y debería hacerlo sabido. Si Grant la quería allí para intentar algo con ella, entonces ella le daría un poco de su propia medicina, no iba a arruinarle la noche, ella había ido allí para divertirse e iba a hacerlo, aunque sería a costa de su primo, pero bien que se lo tenía merecido.
Comenzó a mover las caderas sensualmente al ritmo de la música mientras que su vista se posaba en un par de chicos que la miraban unos cuantos pasos más allá. Era tan fácil hacer que un chico perdiese la razón, que era francamente patético. Si su primo quería intentar mostrar que dominaba sobre ella, le mostraría que no importaba lo que hiciese, si ella quería ligar con cuanto idiota se cruzara era su problema, y lo haría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Grant D. Wheimann
Confianza; TSS
Confianza; TSS
avatar

Mensajes : 32
Puntos : 22
Localización : ¿Acaso te interesa?

MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Sáb Sep 11 2010, 23:19

Al parecer no le agradó demasiado mi comentario por que noté que se molestó por ello. Sólo intentaba mantener a los depredadores lejos de ella, de alguna forma le ayudaba a su voto de castidad. No tenía por qué molestarse de esa mane... oh... Empezó a moverse de una manera que hizo que el calor de mi cuerpo aumentara. Bueno, tenía ya tres vasos de whiskey en mi organismo, era claro que tampoco estaba en mis cinco sentidos.

Noté casi al instante que no me miraba a mí sino a alguien más. Fruncí el ceño y volteé a ver hacia la dirección a la que estaba dirigida su mirada. Unos chicos... excelente, simplemente genial. Me coloqué de tal manera que el contacto visual de Audrey y los chicos se viese interrumpido. No iba a permitir que se pasara de la línea, ella estaba conmigo y no con alguien más. No me interesaba si no le agradaba, ella no podía ir y coquetear con otros cuando se le ocurriera. Ella era MÍA.

– Ey, prima... vienes conmigo – le dije y crucé los brazos.

No la entendía a veces. ¿Intentaba ponerme celoso? ¿Qué ganaría con hacerlo? Bueno, era claro que no era mucho de su agrado y también sabía que podía ser bastante coqueta cuando se lo proponía; pero también sabía cómo soy yo... cuando algo es mío nadie puede quitármelo y menos en mis narices. Como ya había dicho, no iba a permitir que se saliera con la suya. Tampoco me agrada que me desafíen, porque yo siempre gano.

Me acerqué más a ella –si eso se podía– y coloqué mis manos sobre sus caderas para pegarla a mí. Si iba a bailar lo iba a hacer para mí o conmigo, nada de miradas a alguien más. No era lo suficientemente considerado como para compartir con otros. La canción que ahora estaba sonando era bastante movida y ya que estábamos en ello sería un buen incentivo para que algo pasara. No ganaría nada con quejarme por el hecho de que no podría obtener un buen polvo, así que si podía avanzar un poco con Audrey ya sería una ganancia.

– Vamos a pasarla bien, ¿de acuerdo? –

Sabía que no debía tocar demasiado, pero mis manos estaban a punto de descontrolarse. El calor en el lugar sólo aumentaba mis deseos por acariciarla. No sabía cuánto aguantaría manteniendo la línea que se supone que siempre debo respetar. Ella no la rompería, estaba seguro y tal vez después de unos minutos de baile me dejaría probar al menos sus labios una vez más, ése era mi objetivo principal... por ahora.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Audrey F. Marcier
Confianza; SG
Confianza; SG
avatar

Mensajes : 35
Puntos : 34
Localización : ¿Quieres saberlo?

MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   Dom Sep 12 2010, 00:01

La chico tuvo que morder su labio inferior para evitar que una carcajada escapara de sus labios al ver como instintivamente Grant se volteaba para ver a quien estaba mirando. Los hombres eran básicos...y demasiado predecibles, pues sabía que si ella coqueteaba con otro, aunque fuese simplemente con una cuantas miradas pícaras dedicabas mientras bailaba de esa forma, lenta y contorneando las caderas, inmediatamente y sin demora él haría algo para molestar aquel intercambio entre ella y aquel par de idiotas que la miraban como hipnotizados. Y así había sido, ni siquiera había tenido que esperar demasiado, pues el chico cambio las posiciones colocándose delante de su campo visual y tapando a los chicos, quedando solamente su parte frontal a la vista de ella, quién lo miro con una sonrisa de inocencia mientras ponía una mano en su barbilla en una posición que demostraba que estaba meditando algo - los primos se ayudan cuando uno quiere ligar, no le corta las alas - comentó con voz algo pensativa mientras interiormente reía a carcajadas, celos, no eran nada más que celos al pensar que ella pudiese querer estar con otro, ya que Grant sabía que pese a que mantenía su virginidad tal como siempre, cuando estaba con algún chico que le gustaba físicamente salía la parte algo más "salvaje" de la chica, que terminaba acorralada contra alguna pared besándose desenfrenádamente con algún tio, mientras este solía intentar abarcar todo lo que podía con las manos...lástima para ellos, les duraba hasta que intentaban poner una mano donde no les convenía, entonces la bofetada era algo seguro - ¿o es que estás celoso? - preguntó con falsa sorpresa.

Cuando sus manos se posaron en la cadera de la chica jalándola hacia él, no opuso resistencia alguna, no tenía ganas de una discusión con Grant, además había ido a divertirse, solo quería fumar, consumir alguna sustancia de la pequeña bolsita en sus bolsillos y encontrar algún chico con el cual bailar y quizás besarse...dependiendo de como se portare y que tanto le atrajese, y sabía que su primo no iba a permitir que nadie se acercase a ella, así que aquel día el chico estaba de suerte, ya que iba a poder disfrutar de pasar su tiempo con Aud, y quizás ella podría divertirse luego poniendo a prueba su auto control y terminar con una linda bofetada la noche, ya que seguramente lo que menos haría sería controlar sus manos, solía rápidamente comenzar a intentar colarse bajo su vestimenta, algo gracioso para ella, pero que no iba a dejarle hacer, claro que no - de acuerdo, vamos a pasarla bien - le contestó con una media sonrisa mientras llevaba ambos brazos a los hombros del chico mientras pegaba su cadera a la del chico continuando con el suave movimiento. Le gustaba jugar, le gustaba saber que podía poder al límite a su primo, que ella era la que tenía el control de la situación, que todo dependía de ella, si ella quería entonces podía llegar adelante, en cambio si no le apetecía, entonces simplemente se quedaba con las ganas y ya.

Aquella relación era enfermiza, eran verdaderamente un par de pervertidos que estaban algo locos, eran primos por el amor de dios...sus madres eran primas, corría por sus venas -aunque no la misma sangre- sangre de la misma familia. Cometían incesto bastante frecuentemente, solían besarse de vez en cuando, partiendo cuando la chica tenía solo catorce años, no podía entender como sus padres nunca se habían percatado que de vez en cuando solían encerrarse en el cuarto de la chica, aunque jamás había pasado nada más allá que dejarlo que la acariciara completamente, aunque nunca había dejado que le quitase ni una sola prenda, siempre sobre su ropa, pero de todas formas las cosas solían ponerse bastante...caldeadas cuando estaban solos, y eso que aún eran unos críos, y las cosas no habían cambiado demasiado. Solamente que en aquel momento quien decidía cuando ocurría y cuando no era él, el mayor y con mayor carácter, y en aquel momento, todo...completamente todo dependía de ella, y él debía de aceptar que los papeles habían cambiado, aunque por supuesto, siempre había sido él quien había intentado llevarla a la cama sin resultados y ella quien se negaba a dejarse tan fácil.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}   

Volver arriba Ir abajo
 
El destino une a las personas en un tiempo indefinido {Privado}
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Caminando por las calles: sin destino ni motivo
» aqui empieza mi destino
» Destino desconocido, nueva misión al frente
» Un giro en el destino (DEDICADO A MARINA92)
» Destino Manifiesto (simplemente una idea extraña) rxs chxr

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mightiness :: Whitechapel :: Lugares de Ocio :: Bloodstream-
Cambiar a: